El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Alejandro Navarro, hace su balance a tres meses desde que comenzaron las movilizaciones. Según afirma, los efectivos policiales “fueron puestos en la línea de la represión” por el Gobierno.

A tres meses del inicio del estallido social del 18 de octubre, el presidente de la Comisión de DD.HH. del SenadoAlejandro Navarro (PRO), entregó a EL DÍNAMO su primer balance. Según el parlamentario el mayor problema de este último tiempo estaría en que “Carabineros ha sido instrumentalizado por Piñera”, lo que generó “un daño irreparable” en la institución.

“El Gobierno ha instrumentalizado a Carabineros para resolver una crisis social a través de medidas policiales y militares, sacrificando a Carabineros. El 86% de aprobación que tenían hace algunos años será difícil de recuperar”, declaró.

Para Navarro, mientras la mayoría de los chilenos espera superar esta crisis durante los próximos meses o años, “los procesos judiciales acompañarán a Carabineros por décadas. Es un daño institucional que tiene un sólo responsable y ese es Sebastián Piñera por instrumentalizar a una institución que tiene por objeto combatir la delincuencia, pero fue puesta en la línea de la represión”.

Con ese argumento, Navarro presentó una querella contra el mandatario para que enfrente su “responsabilidad política”. El jueves de 23 de enero anunciará quienes serán sus abogados patrocinantes y qué diligencias deberán enfrentar.

Cifras: ¿INDH o Ministerio del Interior?

Otra problemática que ha sido recurrente durante estos últimos tres meses, es la cantidad de cifras entregadas por las autoridades, donde ha existido una constante discrepancia entre los datos del Gobierno -a través del Ministerio del Interior- y los del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Según Navarro, esto se produce porque “el INDH revela todo lo que ha constatado de manera directa a través de su personal”, mientras que el Gobierno, “cualifica de forma diferente, teniendo como fuente las situaciones que son atendidas por centros de urgencias”.

Según Navarro, “muchas veces las víctimas no asisten a los centros de urgencia, se atienden en sus casas para sacarse los perdigones, por ejemplo. Principalmente es por temor o miedo que no denuncian”.

“Estuve en Antofagasta interponiendo un recurso en contra del intendente de la zona por el uso de balines. En el hospital regional recogí dos testimonios de casos de golpizas a jóvenes -estuvieron 15 días hospitalizados- y me narraron el acoso e intimidación de la que habían sido objetos para que no hablaran en contra Carabineros”, contó.

¿Cómo se reparará a las víctimas?

Pese a que Navarro reconoce el rol positivo de la comisión de Derechos Humanos del Senado, sobre todo porque ha sido el único espacio donde se reúnen autoridades de Gobierno, civiles, parlamentarios y policías, aseguró que la deuda pendiente es “reparar a las víctimas del Estado”.

“Ha faltado asistencia del Estado, particularmente para aquellas víctimas que han sufrido daño ocular. No hay mecanismos que puedan garantizar asistencia para toda la vida de estas personas”, indicó.

Por ello, con el apoyo de otros miembros de la Comisión de DD.HH., como Adriana Muñoz (PPD) y Juan Ignacio Latorre (RD), pretende crear durante este año la Comisión de Reparación para víctimas de la represión del Estado.

“La intensidad de la Comisión de DD.HH. en octubre, noviembre y diciembre no permitió decantar una propuesta, pero la tenemos y la presentamos en el debate por el Presupuesto 2020, donde el Gobierno hizo oídos sordos y elaboró un plan sin especificar montos”, complementó luego.

Baja aprobación y funas

El senador Navarro también comentó los hechos que han marcado la agenda las últimas semanas. Por una parte, habló de la baja aprobación del Presidente de la República y del Congreso en la encuesta CEP, y por otra, sobre la gran cantidad de funas transversales a políticos, incluido él.

Sobre la CEP, explicó que es una muestra de que “Gobierno no entiende nada de lo que está pasando y el parlamento tampoco”. Además, de “no estar a la altura” de aquí a marzo, propuso adelantar las próximas elecciones e iniciar un comicio nuevo el 23 de octubre.

“No es una conspiración, la idea no es sacar a un Gobierno democráticamente electo, sólo digo que Chile no va a soportar dos años más, la ciudadanía no lo soporta, la economía tampoco. Si el Gobierno y el Congreso no son capaz debemos dar un paso al costado y la constituyente debe ser el congreso electo por los ciudadanos”, indicó.

Ahora bien, sobre las funas a políticos de diferentes sectores como Gabriel Boric, Jaime Mañalich, Karla Rubilar y el mismo Navarro, quien fue interpelado arriba de un avión, el parlamentario aseguró que “las respeto porque sé que no hemos estado a la altura. La ciudadanía está profundamente molesta y con toda la razón”.

“Cualquiera que lo haga debe ser sin dañar la integridad física y respetando la familia del interpelado, pero la ciudadanía tiene todo el derecho a expresar lo que piensa. No me molestan las funas, terminar con las funas pasa por un cambio profundo de todas las autoridades y sus acciones”, concluyó progresista.

Fuente: El Dínamo