El machi Celestino Córdoba, que hoy cumple 100 días en huelga de hambre junto a otros comuneros mapuche con la esperanza de que su solicitud de cumplir algunos meses de su condena en su rewe, hizo público un preocupante mensaje debido al grave estado de salud en que se encuentra.

Mediante un audio difundido por redes sociales y luego en los medios de comunicación, el machi, que hoy se encuentra en un muy delicado estado de salud, anunció que retomará la huelga seca en cualquier momento, indicando que se trata de un sacrificio que está dispuesto a realizar por la causa.

El audio fue grabado en respuesta a la negativa que sostiene hasta hoy el Gobierno respecto a la solicitud de aplicación del convenio 169 de la OIT, que permitiría a la autoridad mapuche cumplir la condena en su rewe por un plazo de seis meses, con el objetivo de poder desarrollar sus labores de machi -en el contexto de la actual crisis sanitaria por COVID-19- en beneficio de su comunidad.

Ante la persistencia en la huelga de hambre por parte del machi, el Servicio de Salud Araucanía Sur presentó un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Temuco, solicitando autorización para que el personal del Hospital Intercultural de Nueva Imperial pueda implementar las medidas terapéuticas necesarias del caso, lo que incluye alimentación forzada, recurso que fue acogido aún cuando el machi firmó un documento en el que manifiesta su voluntad de no ser sometido a ningún tipo de esfuerzo terapéutico para ser reanimado cardiopulmonarmente, mediante intubación traqueal, ni ventilación mecánica, usar fármacos ni elementos invasivos.

Desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos reiteramos nuestra preocupación por el grave estado de salud en que se encuentra el machi Celestino Córdoba y exigimos al Gobierno abrir una puerta real al diálogo que posibilite la aplicación del convenio 169 de la OIT, poniendo en primer plano la vida de la autoridad mapuche y el respeto por la cosmovisión de todos los pueblos originarios.

Al mismo tiempo llamamos a respetar el derecho que asiste a todos los presos en huelga de hambre, relevando el principio de consentimiento informado, que determina el derecho a ser informado de las consecuencias que podría tener la huelga de hambre sobre su salud y  el derecho a rechazar el tratamiento médico, lo que incluye la alimentación forzada.

 

Mensaje del machi Celestino Córdoba

“A la Nación mapuche y los pueblos originarios, a toda la sociedad no originarios del mundo. Todos los pueblos que luchan por su creencia espiritual, por su territorio, por su libertad, por sus derechos en dignificar a su pueblo. Siempre en búsqueda del pleno equilibrio del orden natural de nuestra madre tierra, Ñuke Mapu, que nos ha privilegiado sobrenaturalmente todos como Humanidad y que tristemente aún no ha habido mayor conciencia en valorarla como se merece.

Lamento mucho que tenga que entregarle mis últimos mensajes, dentro de mis últimos días que me quedan para mi sacrificio en forma definitiva por lo que para mí será un orgullo dar la vida por mi pueblo Mapuche, por nuestra creencia espiritual que es sagrado por sobre todas las cosas, por lo que nunca se debe renunciar.

Y por sobre todo, por mi condición de Machi es mi deber mandatado sobrenaturalmente en el mundo espiritual.Por lo que para mi muerte sea más rápido, me he colocado a la disposición de retomar huelga seca en cualquier momento y así mi desenlace no será lento como se lo esperan los actores de todos los poderes del Estado y el gobierno de turno y todos los sectores empresariales en general.

Hasta mi último día le recordaré al Estado de Chile que no conforme con masacrar a nuestros antepasados, no conforme con el empobrecimiento espiritual, cultural, socioeconómicamente, en forma forzado cruelmente a nuestro pueblo Nación mapuche, desde la llegada de la invasión, en tiempo actual, desde enero de 2013 el Estado chileno a través de su institución policial me despojó de mi rewe, de mi familia, de mi comunidad, de mi territorio, de todos mis pacientes que les brindaba vida y salud, siendo una autoridad espiritual mapuche.

 Pero se acerca el tiempo de haber justicia favorable para todos los pueblos originarios en el mundo y para todos los pueblos oprimidos por lo que así está predestinado sobrenaturalmente por lo que ya estamos viviendo la nueva renovación en el mundo

Finalmente, decirles que junto con agradecerle profundamente a la vida por haberme dado una familia, la oportunidad de ser un pequeño aporte a la lucha de nuestro pueblo y estar al servicio de la Humanidad. Agradezco también haberme abierto los corazones de mucha gente de los distintos territorios del mundo.

Por último, solo espero que al Estado de Chile le sigan exigiendo de todas las formas de devolver nuestro territorio ancestral mapuche y toda deuda histórica con todos los pueblos originarios y exigir no realizarme autopsia después de mi muerte.

Chaltumay, muchas gracias”.

Fotografía: The Times