Continuando una serie de acciones de denuncia y visibilización de la situación de la libertad de prensa y el derecho a la información en nuestro país, que ha incluido presentaciones y reuniones con distintos órganos y poderes del Estado, el Colegio de Periodistas de Chile ha lanzado la campaña “Informar no es delito”.

Esto, en el contexto de una denuncia: “Desde el estallido social del 18 de octubre de 2019 a la fecha, los ataques a la prensa por parte de agentes del Estado en el contexto de la movilización social han sido reiterados en Santiago como en diversas regiones del país” (“Colegio de Periodistas de Chile se reúne con Fiscal Nacional para denunciar vulneración a la libertad de expresión y al ejercicio de la prensa”).

El lanzamiento de esta campaña se da en el contexto de graves situaciones que en las últimas semanas han mostrado la sensible y hasta grave situación en esta materia: Llamados y presiones desde el Poder Ejecutivo contra medios de comunicación por contenidos incómodos para el actual gobierno, la demostración de acciones ilegales por parte de aparatos de inteligencia contra periodistas e investigadores, y la continuidad de un escenario de represión, hostigamientos y restricciones hacia trabajadores y medios de comunicación, situación que afecta principalmente a la prensa independientes y los medios alternativos.

Recientemente, el Colegio de Periodistas ha salido a denunciar los cambios realizados en el plan “Paso a Paso” sobre la situación pandémica, que limitan la libertad de prensa e impiden el libre ejercicio profesional. En específico, se trata de las modificaciones anunciadas el lunes 5 de abril informadas por la Subsecretaría de Prevención del Delito, Katherine Martorell, con las que se termina la facilitación de “permisos únicos colectivos” para aquellos periodistas y comunicadores que, por no tener un empleador, accedían a tal documento por medio del Colegio de Periodistas.

Este nuevo instructivo del plan “Paso a Paso”, “sólo permite la movilidad de los profesionales de la prensa y las comunicaciones que cuenten con un documento emitido por su empleador, que es el caso de periodistas e integrantes de medios de comunicación tradicionales (canales de TV, prensa escrita, radio y medios de comunicación online); así como de las y los periodistas colegiados, quienes deberán portar su credencial vigente y certificado de título profesional”, señaló Danilo Ahumada, presidente nacional del Colegio de Periodistas.

Relevante es señalar que una situación similar ocurre con las organizaciones defensoras de derechos humanos, tal como denunció a inicios de esta semana la organización “Londres 38” en una presentación formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos (Foladh), nos sumamos a la difusión de la campaña del Colegio de Periodistas.