Acerca de las agresiones a la militante saharaui Sultana Khaya y la causa independentista del Sahara Occidental

El 13 de noviembre de 2020 el Estado de Marruecos lanzó una ofensiva contra manifestantes saharauis en El-Guerguerat, principal paso fronterizo entre el Sahara Occidental con Mauritania. Desde entonces, una ola de ataques y agresiones vienen ejecutando las fuerzas militares y policiales marroquíes contra el pueblo saharaui, teniendo en sus principales objetivos a activistas de la causa por la libre determinación e independencia saharaui.

Entre ellas, se encuentra la activista de derechos humanos Sultana Khaya, quien desde el 19 de noviembre es víctima de un constante hostigamiento y agresión de parte de unidades de la policía marroquí, incluyendo un asedio permanente alrededor de su hogar, en Bojador, en el Sáhara Occidental ocupado. El asedio contra ella y a su familia ha implicado continuas agresiones físicas y psicológicas realizadas con el objeto de que cesen sus acciones por la autodeterminación y la independencia del Sahara Occidental. Esta situación se suma a anteriores violaciones de sus derechos más elementales, en uno de los casos más emblemáticos de ataque a personas defensoras de la causa saharaui frente a la ocupación marroquí.

Todos los saharauis que vivimos en los territorios ocupados tenemos nuestra integridad física y nuestra vida bajo riesgo. Aunque es verdad que las autoridades están centrando sus ataques en mí. Llevo más de 134 días bajo amenazas continuas y bajo arresto domiciliario […] En los últimos días han intensificado las acciones y creo que quieren acabar con mi vida, asesinarme”, declaró recientemente en una entrevista1.

En otro caso referencial, Mohamed Lamin Haddi, condenado a 25 años de cárcel por un tribunal militar marroquí por su participación en un campamento de la dignidad “Gdeim Izik” en el año 2010, inició desde el 13 de enero de este año una huelga de hambre en su lugar de reclusión, la prisión de Tiffelt en territorio del Reino de Marruecos, siendo obligado a la fuerza en el día 69 a finalizarla.

Resulta pertinente reseñar que el Sahara Occidental es el último territorio en África pendiente de descolonización, en un escenario de ocupación por parte del Reino de Marruecos que se remonta a 1956, año en el que este país obtuvo su independencia frente a España. Los intentos realizados en el marco del sistema de las Naciones Unidas para mediar ante el Reino de Marruecos no han sido fructíferas. En abril de 1991, por la Resolución 690 del Consejo de Seguridad de la ONU, se instaló la “Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental” (MINURSO)2. No ha logrado su objetivo, como tampoco, ha ampliado su misión a la supervisión y protección de los derechos humanos en la zona del conflicto, siendo rechazada hasta ahora la propuesta de ampliar su mandato en tal sentido.

Desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos reiteramos nuestro rechazo a la ocupación marroquí y el apoyo a las organizaciones, militantes y activistas de la causa independentista saharaui. En tal sentido, nos sumamos a los llamados a los Estados de nuestra región y el mundo, a dar reconocimiento a la República Árabe Saharaui Democrática, y a presionar para una acción más decidida del sistema de Naciones Unidas y de la comunidad internacional frente a la permanencia de esta situación de colonización y masiva y sistemática violación de derechos humanos del pueblo Saharaui.

Foro Latinoamericano de Derechos Humanos, miércoles 14 de abril de 2021.

1 Entrevista a la activista saharaui Sultana Khaya: “Quieren acabar con mi vida, asesinarme”. Disponible en: https://www.catalunyapress.es/texto-diario/mostrar/2832623/entrevista-activista-saharaui-sultana-khaya-quieren-acabar-vida-asesinarme

2 Ver web de Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), https://peacekeeping.un.org/es/mission/minurso