Sobre la grave crisis carcelaria en Chile y su agravamiento con la pandemia

El día de ayer martes 13 de abril, se ha difundido un video divulgado por personas privadas de libertad del módulo 4 de la Cárcel de Talca, denunciando la grave situación sanitaria y de derechos fundamentales que se vive en el penal, con unas cruentas condiciones carcelarias y una ola de contagios de Covid-19 en el recinto, que ya ha alcanzado a unas 150 personas1.

A su vez, el domingo recién pasado, el Juez Cristián Sánchez Rivera del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago se constituyó en el Centro de Detención Preventiva (CDP) Santiago 1, y emitió una resolución denunciando la grave violación de derechos fundamentales que presenció en su visita al módulo 88 de este recinto penitenciario2. En ella, detalla un extremo hacinamiento, la ausencia de derechos y elementos básicos como la salida al patio común, el acceso a agua, ducha, inodoro o luz eléctrica. En relación a las normas sanitarias con ocasión de la pandemia actual, constató el incumplimiento de normas mínimas de cuidado sanitario por parte del personal de Gendarmería, como el uso de mascarillas.

Diversos reportes se vienen sucediendo de tiempo en tiempo en el conjunto de los recintos penitenciarios del país, denunciando la carencia de camas y de abrigo, de condiciones mínimas de salubridad, de tratamiento de basuras y desechos, ausencia de tratamiento frente a plagas, falta de tratamiento de pacientes crónicos y de discapacitados3. La actual situación pandémica agrava las vulnerabilidades señaladas, y amenaza con derivar en una crisis de contagios como viene sucediendo en el recinto penitenciario de Talca.

Ante el cuadro descrito, no es sorprendente que un reciente estudio encargado por la Defensoría Penal Pública, “Imagen y posicionamiento de la Defensoría Penal Pública”, indique que más de la mitad de las personas ve como deficientes el respeto y garantía de los derechos humanos en el sistema penal4.

Complementando lo anterior, resulta pertinente señalar que la normativa y jurisprudencia internacional e interamericana es consistente en cuanto a que los objetivos penitenciarios del Estado deben cumplirse con pleno respeto al derecho a la vida, la honra y dignidad, y la integridad física y psíquica de los presos o detenidos, y la privación de libertad no puede estar acompañada de vejámenes y vulneraciones que, además, a los niveles extremos señalados, pueden incluso configurar tratos crueles, inhumanos o degradantes, o incluso actos de tortura física o psicológica, penados por la legislación nacional e internacional vigente en nuestro país5.

Sobre este extremadamente grave escenario, desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos consideramos necesario reafirmar el principio de que el Estado tiene un rol de protección y garantía de los derechos de la población privadas de libertad, y las acciones u omisiones descritas anteriormente, configuran manifiestos incumplimientos en esta materia, y nos sumamos a las voces y esfuerzos destinados a generar acciones tanto hacia los poderes del Estado como a nivel internacional, que terminen con este cruel y doloroso escenario.

Foro Latinoamericano de Derechos Humanos, miércoles 14 de abril de 2021.

3 Instituto Nacional de Derechos Humanos – INDH. Estudio de las condiciones carcelarias en Chile. Diagnóstico del cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos sobre el derecho a la integridad personal. 2016-2017. Disponible en: https://www.indh.cl/informe-indh-malas-condiciones-de-vida-hacinamiento-castigos-y-violencia-persisten-en-carceles-chilenas/

4 Derechos humanos: 68% de los chilenos desconocen sus garantías en el proceso penal. Disponible en: https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2021/04/09/derechos-humanos-68-de-los-chilenos-desconocen-sus-garantias-en-el-proceso-penal.shtml

5 Además de los instrumentos generales ratificados por nuestro país como la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto de Derechos Políticos y Civiles, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, o la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, sobre este tema en específico, pueden citarse, a nivel de las Naciones Unidas, las “Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos”, https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/treatmentofprisoners.aspx; el “Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión”, https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/detentionorimprisonment.aspx; las Observaciones Generales del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Observación General N° 20. Prohibición de la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, https://www.acnur.org/fileadmin/Documentos/BDL/2001/1399.pdf; la Observación General N° 21. Trato humano de las personas privadas de libertad, https://www.acnur.org/fileadmin/Documentos/BDL/2005/3583.pdf. A nivel interamericano, los “Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas”, http://www.oas.org/es/cidh/mandato/Basicos/PrincipiosPPL.asp