En conferencia de prensa y comunicado público del pasado jueves 10 de junio, la Vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció el bloqueo arbitrario de 10 millones de dólares por parte del banco suizo UBS, fondos que correspondían al último tramo de depósito realizado por el país ante el Sistema del mecanismo Covax, para el acceso a de vacunas para inmunizar a la población venezolana contra el Covid-191.

En relación a esto, es importante señalar que el Gobierno de Venezuela ha venido realizando las gestiones destinadas a conseguir el desbloqueo y la devolución de cuantiosos recursos financieros del Estado venezolano, bloqueados por una serie de países bajo la justificación del reconocimiento del gobierno paralelo del “presidente encargado” Juan Guaidó, y bajo el impulso y presión de las medidas coercitivas unilaterales decretadas contra Venezuela por parte del Gobierno de Estados Unidos.

En particular, tal como se ha gestionado en ocasiones anteriores, se intenta por parte del Gobierno de Venezuela la liberación de los recursos que legal y legítimamente le pertenecen, y así utilizarlos para la compra de vacunas y otros insumos médicos para afrontar la situación pandémica. Estos recursos ascienden a más de 7 mil millones de dólares líquidos, que podrían ser destinados a su utilización mediante el mecanismo Covax, instrumento internacional instaurado para acelerar el desarrollo y la fabricación de vacunas contra la Covid-19, y con ello garantizar un acceso justo y equitativo para todos los países del mundo.

A mayor detalle, entre las gestiones señaladas por el Gobierno de Venezuela, el pasado 25 de marzo el Banco Central de Venezuela solicitó al Citibank liberar 346 millones de dólares, a lo cual esta institución financiera privada respondió que esos recursos habían sido transferidos a la Reserva Federal de Estados Unidos por orden de Juan Guaidó, siendo utilizados para el financiamiento de la llamada “Operación Gedeón” con la que en marzo de 2020 se ejecutó una incursión armada mercenaria en territorio venezolano.

Similares respuestas ha tenido el Gobierno venezolano en sus solicitudes a bancos e instituciones financieras ubicadas en una serie de países, entre otros, Suiza, España, Bulgaria, Liechtenstein, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Curazao, Turquía, Portugal, cuyos gobiernos, junto a la iniciativa protagónica de parte del gobierno de Estados Unidos, han realizado “reconocimientos” a un falso gobierno encabezado por un “presidente encargado” que no responde a control alguno en la institucionalidad venezolana ni obedece a los órganos establecidos por la Constitución y legalidad vigente.

Esto constituye un desconocimiento a los principios y normas elementales del orden jurídico internacional, al pretender otorgar facultades y atribuciones a una serie de personeros vinculados al ex diputado Juan Guaidó, en una materia tan delicada y esencial a todo Estado soberano, como lo es el control y manejo sobre los recursos financieros localizados en instituciones de otros países.

Bien cabe señalar, además, que en febrero recién pasado, la Relatora Especial de la ONU sobre el tema de las medidas coercitivas unilaterales y derechos humanos, Alena Douhan, instó a Estados Unidos, la Unión Europea y otros Estados, a retirar las sanciones unilaterales impuestas contra Venezuela por el agravamiento de las condiciones que éstas han provocado en el pueblo venezolano, señalando las calamidades y efectos devastadores que producen, más aún, en el contexto de la situación pandémica mundial actual2.

Por otra parte, es meritorio de saludar los esfuerzos que han realizado las instituciones y el Gobierno de Venezuela, en el sentido de asegurar el derecho a la salud y al resto de los derechos humanos de la población venezolana, en las difíciles condiciones impuestas desde afuera, entre ellas, el mencionado bloqueo de activos, y el resto de las medidas de sabotaje y bloqueo económico que desde el 2015 ejecuta el Gobierno de Estados Unidos en el marco de la “Ley de Emergencia Nacional” promulgada por el entonces Presidente Barack Obama mediante su Orden Ejecutiva 13.692 de marzo de ese año, y continuada hasta el día de hoy por los gobiernos de Donald Trump y Joe Biden con sucesivas ampliaciones y agravamiento de las medidas de coerción.

En tal sentido, es relevante señalar los buenos resultados que ha tenido Venezuela en relación a otros países de la región en cuanto a la situación pandémica, como asimismo, la creación de instancias de diálogo y colaboración, como la instalación de una Mesa Técnica donde participan el Gobierno de Venezuela, un representante de la oposición, y representantes de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS y OMS respectivamente), la UNICEF, y representantes del mundo académico y científico, la cual tiene, entre otras tareas, la liberación de los recursos bloqueados ya mencionados, para poder así avanzar con mejores condiciones en la inmunización y protección sanitaria de la población venezolana.

Desde el Foro Latinoamericano de Derechos Humanos nos sumamos a las voces que claman por el cese de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos y seguidas por gobiernos contra Venezuela, considerando el daño a la sociedad y economía venezolana que aquellas implican, y las violaciones a los derechos humanos que provocan tales acciones absolutamente reñidas con los principios y reglas más elementales del orden jurídico internacional.

Miércoles 16 de junio de 2021.

1“Gobierno venezolano denuncia bloqueo arbitrario de 10 millones de dólares depositados al sistema Covax”, web de la Cancillería de Venezuela, 10 de junio de 2021, http://www.mppre.gob.ve/2021/06/10/venezuena-denuncia-bloqueo-arbitrario-dolares-depositos-sistema-covax/

2Relatora pide a Estados Unidos y la Unión Europea que levanten las sanciones a Venezuela por su devastador efecto en la población, https://news.un.org/es/story/2021/02/1488052


Ante Al Bloqueo De Activos Y Las Medidas Coercitivas Unilaterales Contra La República Bolivariana De Venezuela En El Marco De La Actual Pandemia Mundial